El buen profesor

Publicado por | · · · · · · | Coaching · Formación | No hay comentarios en El buen profesor

El pasado fin de semana y dentro de mi formación como terapeuta Gestalt tuve la suerte de disfrutar de un maestro poco común: Patxi Sansinenea.


Su silencio, su calma y la inmensa libertad permitida nos dejó pasmados. Nuestras expectativas, tan grandes como él, fueron destruidas literalmente, hizo que las escribiéramos en un papel, estrujáramos y lanzáramos al cubo de la basura. 

Fue a partir de ese momento cuando empezamos a ser conscientes, a dejarnos fluir e influir por la experiencia en su sentido más puro, estar aquí y ahora, sin juicios, prejuicios, sin los filtros y límites que suponen las expectativas.


Su estilo docente era otro, cedernos la responsabilidad de nuestro aprendizaje, confiar  en cada uno de nosotros, en la maravillosa potencia de la sinergia, en la magia de la cooperación y en la sabiduría que emana de la libertad y del contacto entre los miembros del grupo.


Acostumbrados como estamos a los mismos patrones, conductas y formas de relacionarnos, sucumbimos a la seguridad como un salvavidas que nos acomoda, invalida la posibilidad de cambio y anula al aprendizaje.  


Aprendí y me sorprendi con actitudes poco comunes que considero deberían serlo y estar presentes en todos los  procesos de formación, como por ejemplo concebir las emociones como una herramienta  de aprendizaje y con resultados de alto impacto. Recordemos que las emociones son el sistema bruto y rápido de la inteligencia, un mecanismo de supervivencia que cuando las sentimos nos empujan a actuar.


Los responsables de formación y desarrollo debemos trasladar esa responsabilidad al alumno, ser guías, espejos de aumento y focos con distintas perspectivas. No olvidemos que los docentes y coaches somos facilitadores, generadores del cambio,  nuestra meta es aumentar el nivel de consciencia.


Como terapeutas y coaches nuestro objetivo es descubrir cómo tú mismo te dificultas tu habilidad para satisfacer tus necesidades, crecer como persona y emplear todo tu potencial, es decir,hacerte ver tus patrones de conducta para a partir de ahí, que seas tú quién decidas qué esquemas quieres cambiar y cuáles quieres mantener o desarrollar.


Termino este post con 5 principios extraídos del artículo  «The Ground Rules in Gestalt Therapy» de Jerry A. Greenwald.

 1.- Tengo interés en colaborar contigo para que aumentes tu conocimiento de cómo tú frenas tu potencial.

 2.- Tengo interés en trabajar contigo en esta dirección tanto como a ti te interese.

 3.- Tengo interés en cuidar de ti y eso significa respetar tu integridad como individuo.

 4.- Tengo interés en compartir contigo como te vivo, abierta y honestamente. 

 5.- Es tu responsabilidad aceptar de mí lo que tú decidas que es válido o significativo para ti. También es tu responsabilidad rechazar lo que tú sientas que no te va.


La meta es descubrir cómo tú mismo te dificultas satisfacer tus necesidades, crecer como persona, y emplear más tus potencialidades. En este asunto, solo tú eres tú.


 Y es que como dice Patxi, entre nacer y morir nos tenemos que entrener, así que ver la vida como un drama o una comedia es una elección personal que solo depende de ti.

Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email
Share on LinkedIn
Linkedin

Si te ha gustado, comparte...

Deja un comentario