El quinto elemento

Publicado por | · · · · · · | Varios | No hay comentarios en El quinto elemento


Los griegos afirmaban que la Tierra estaba formada por cuatro elementos: tierra, aire, agua y fuego; hasta que llegó Aristóteles y descubrió un quinto al que llamó éter. 


Esa misma idea subyace en una de mis películas favoritas de Luc Besson y cuyo título da sentido al post de hoy.


Confieso que al ver la película me identifiqué con la maravillosa Leelo, ¿quién no? Entendí por fin que mi pasión es mi quinto elemento, mi multipase, mi arma secreta que me abre las puertas del mundo y multiplica el poder de los otros cuatro elementos: Creatividad + Acción + Talento + Compromiso. 


La pasión es mi quinto elemento, es un punto vehemente y rebelde que paradójicamente me aleja de la locura que a veces resulta vivir. Es la utopía de la que nos habla Galeano, ese duende escurridizo que persigues y que siempre va dos pasos delante tuyo y que peso a ello o quizá por ello, me ayuda a caminar.


No es fácil hallar qué te hace vibrar, ese estado donde el tiempo no existe, aquello para lo que tienes un talento especial. No és fácil buscar un lugar que no sabes a ciencia cierta si existe, ni siquiera dónde está, ni adónde te puede llevar.


“Si descubrimos el elemento en nosotros mismos y animamos a los demás a que encuentren el suyo, las oportunidades para el crecimiento serán infinitas”, afirma Ken Robinson en su libro “El Elemento” otro de mis favoritos y el cual te recomiendo.


Una de las señales que te indican que ya estás en tu elemento, es la sensación de libertad y autenticidad que sientes. En esa zona, el tiempo se percibe de forma distinta, es lo que Mihály Csíkszentmihályi llama estado de flow. Es una experiencia de fluidez, de estar a gusto en la propia piel y sentirte conectado contigo mismo.


Todos tenemos un especial talento
en algo, quizá no sabemos donde está y aunque el mapa no sea el territorio, el proceso para encontrarlo es más simple de lo que parece. 


Te animo a que encontrar tu quinto elemento, tu fórmula magistral.  Decía Federico Fellini “No hay un final.  No hay un principio. Lo único que hay es pasión por la vida”.

Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email
Share on LinkedIn
Linkedin

Si te ha gustado, comparte...

Deja un comentario