Pasión por emprender

Publicado por | · · · · | Coaching · Consultoría · Habilidades Directivas | No hay comentarios en Pasión por emprender

Ayer recibí la llamada de un cliente que necesita de nuevo mis servicios. Hace un año aproximadamente que realizamos un proceso de coaching y mentoring, cuyo resultado fue excelente, muy satisfactorio para ambos.


El motivo por el que vino a verme la primera vez era porque acariciaba el deseo de montar su propia empresa;  en ese momento su situación laboral era frágil y delicada, de su sueldo dependía su mujer, dos hijos y otro a punto de llegar. Analizamos juntos su situación, el mercado, la competencia y entendimos que Valencia no era el lugar adecuado. Abandonar parte de su familia, especialmente con un bebé a punto de nacer, complicaba el objetivo y no era una idea atractiva, pero su convicción era tan potente que encontró una oferta laboral en el lugar adecuado para montar su negocio y allí se trasladó, primero él sólo, luego su mujer y sus hijos. Aun no era el momento de montar la empresa sino de analizar ese mercado en profundidad, conocer de primera mano lo que en esta nueva ciudad se cocía.


Un año más tarde y firme al propósito de tener su propia empresa, solicita de nuevo mis servicios. La razón de emprender, no es la falta de empleo, tiene un trabajo que le gusta y además bien remunerado;  lo suyo es otra cosa, es pasión por emprender.


En este momento no es un proceso de coaching lo que viene buscando, ahora necesita consejos y asesoramiento, labor acorde con los parámetros de formación y consultoría; para eso me contrata.


Escribo este post mientras preparo el material para nuestra próxima reunión donde uno de mis objetivos será destrozar el suyo. Si sobrevive, estará preparado para triunfar.


Comparto contigo algunas de las preguntas fundamentales que voy a hacerle y que tú deberías cuestionarte si estás en su misma situación y te embarga la pasión de emprender.


Einstein decía que lo importante es no dejar de hacerse preguntas, ahí van unas cuantas en 5 pasos:

1º.- RAZÓN. ¿Cuál es tu razón para emprender? ¿Por qué quieres poner en marcha una nueva empresa? Sintetiza tus razones en una palabra. Te servirá de guía en los momentos buenos, en los malos y durante todo tu proceso de creación.

2º.- IDEA. ¿Mi idea es buena? El mundo está lleno de ideas, una idea tiene muy poco valor en si misma, ¿qué tiene de especial la tuya?, ¿qué valor aportas?, ¿qué aporta al mundo?, ¿en qué va a beneficiar a tus clientes? Conviértete en tu abogado del diablo, analízala desde distintas perspectivas, dale unos cuantos revolcones a tu idea y si no se hace añicos, comprométete con ella y sobre todo contigo mismo.

3º.- PREGUNTAS. Las 6 W! Es una regla mnemotécnica. En inglés todas estas preguntas se escriben con W. Cómo, dónde, cuándo, cuánto, quién y para qué! Son la parte menos romántica del proceso y requiere que seas muy pragmático. Has de conocer todas las respuestas, sin ellas no puedes pasar al siguiente paso. Por cierto, aquí no interesan los porqués, son infinitos e idealistas y ahora no queremos soñar.

Si has superado los 3 pasos anteriores, RIP = Razón + Idea + Preguntas. Enhorabuena! Tu idea sigue viva.

4º.- Show me the money! Ahora es el momento de hacer números, de contar el vil metal que vas a necesitar. Ahorros, préstamo, subvención, bussines angel, socio, familia… Los recursos económicos y materiales para hacerlo. Y la pregunta del millón: ¿has pensado en el dinero que vas a necesitar para sobrevivir mientras intentas sacar adelante tu negocio? Si lo tienes, ahí va otra pregunta más: ¿cuánto te va a durar lo que tienes? Si es así, entonces let´s go and  Show me the money!

5º.- ¿Y tú que harías? Bod Dorf y Steve Blank en su libro “El manual del emprendedor”, el cual te recomiendo, afirman que al menos un tercio de los emprendedores renunciaría a esa condición si les ofrecieran un contrato de trabajo, con alta en la Seguridad Social y con un sueldo a fin de mes.


En el caso de mi cliente, ya conozco sus respuestas: creatividad, autonomía, autoestima, orgullo y la satisfacción de generar empleo, son algunas de las razones nada racionales que le impulsan a querer montar su negocio. ¿Cuál es la tuya?


 “Las empresas de éxito se mueven por la ambición interna.

No las mueve el precio de las acciones, sino la ambición y los valores”  Sumantra Ghoshal

Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email
Share on LinkedIn
Linkedin

Si te ha gustado, comparte...

Deja un comentario