¿Cómo motivarte y cultivar el optimismo ?

Posted by | · · · · · | Crecimiento Personal · Gestión del cambio · Inteligencia Emocional · MOTIVACIÓN | 4 comentarios en ¿Cómo motivarte y cultivar el optimismo ?

Si en el anterior post te hablaba de cómo decirle a tu jefe que no estás motivado, en éste, comparto contigo algunas claves y hábitos saludables para cultivar tu optimismo y motivarte.


El optimismo es una palabra maltrada hoy en día. No es una actitud simple de ver la vida, ni una manera pasiva de aceptar la realidad. No es percibir el mundo de color de rosa.


El optimismo del que hoy hablo, es una perspectiva cuya mirada se centra en los aspectos positivos disponibles en cualquier situación. Y es que siempre decidimos y elegimos, de forma inconsciente y en última instancia, cómo queremos sentirnos.


En los talleres que imparto de Inteligencia Emocional suelo recordar que no hay emociones negativas ni positivas, pues todas llegan para darnos información valiosa de nuestra percepción de la realidad; sensaciones particulares, únicas y subjetivas. Sin embargo, es obvio que nos resulta más agradable sentir coraje a miedo, alegría que tristeza, seguridad a incertidumbre.


Ser optimista no está reñido con sentir unas u otras emociones, insisto: cada emoción es una poderosa fuente de información. Si las clasificamos como negativas o positivas, tal vez sea en función de su mensaje y especialmente de nuestra actitud.


T
odo tiene múltiples perspectivas. En la medida en que nos identificamos con una u otra, percibimos la misma realidad de forma distinta. 


Por ejemplo: si elegimos al miedo como la dirección adecuada ante cualquier cambio o nueva situación, estamos integrando y normalizando esa reacción. En este sentido calificaremos el optimismo de absurdo o utópico.

Aceptar la existencia de múltiples perspectivas nos da flexibilidad, 

nos permite elegir uno u otro lado según las circunstancias


Solemos negar aspectos de la realidad o interpretarla como peligrosa por ser ajena o poco transitada. En este sentido es importante para nuestra a salud psicológica tener integrados y disponibles todos los puntos de vista posibles.  Las múltiples perspectivas nos aportan juego, riqueza y soluciones para adaptarnos a las circunstancias y a los distintos escenarios que la vida nos ofrece. 


Si la realidad tiene tantas caras como queramos ponerle, mi mensaje hoy es compartir contigo nuestra capacidad de ser optimistas y de no permitir que sentimientos pesimistas se adueñen de nosotros y dirijan nuestra vida.


La actitud negativa nos juega malas pasadas, hace que la realidad se perciba con miedo, y desde su influencia distorsionamos los hechos por completo.


Por ejemplo: cuando nos centramos sólo en el aspecto negativo de una situación, adelantamos acontecimientos convencidos de que las cosas nos van a salir mal, interpretamos las intenciones de los demás sin una base real, nos sentimos culpables de lo que ocurre a nuestro alrededor, miramos al pasado de una manera romántica fantaseando con aquello que podía haber sido y no fue.


El optimismo que hoy comparto contigo, no trata de negar la realidad sino generar confianza y cultivar la creencia de que todo puede mejorar. Es una posición vital, tal vez mera supervivencia o sencillamente una cuestión ética.  S
i asumes que las cosas no pueden mejorar te estás negando la posibilidad de evolucionar y disfrutar, tanto a ti como a los demás. Se trata de mirar al mundo tal y como es, con la intención de hacer de él un lugar mejor.

El optimismo es invertir en felicidad 

El optimismo se contagia 

El optimismo desarrolla comportamientos, genera oportunidades  

¿Cómo motivarte y cultivar tu optimismo?

La mirada del coach es eminentemente práctica, pragmática y enfocada al cambio. Sin acción no hay cambio, así que para cultivar tu optimismo y motivarte.


Te propongo un plan de mejora continua a través de un proceso de 4 fases y la práctica de nuevos hábitos. 


PLAN DE ACCIÓN EN 4 PASOS:

       1º.- Creencia:  Asume que la vida depende de cómo eliges verla

       2º.- Confianza: Confía en ti. Si no ¿Cómo vas a poder confiar en los demás? 

       3º.- Acción: No basta con buenas intenciones. ¡Somos lo que hacemos!

       4º.- Actitud de cambio: Incorpora nuevos patrones de comportamiento.

Aquí tienes algunos:


NUEVOS HÁBITOS A DESARROLLAR: 

  1. Ponte metas alcanzables.
  2. Abrete al exterior.
  3. Reconoce y satisface tus propias necesidades
  4. Acepta la realidad.
  5. Atrévete a se valiente.
  6. Educa y perfecciona tu capacidad de goce y disfrute.
  7. Desarrolla el gusto por el juego y la travesura.
  8. Cultiva la cortesía, el amor y la cordialidad.


Recuerda: Ser optimista es una obligación ética. Es una actitud que eliges tú y solo depende de ti.


¿Juegas para ganar o juegas para no perder? ¡Tú decides!


¡Que tengas un día genial!


4 Comentarios

Jose dice:

15 noviembre, 2017 a las 3:03 pm

Un artículo bien escrito y que invita a la reflexión. Gracias.

Responder

admin dice:

28 noviembre, 2017 a las 6:47 pm

Me alegro mucho que te haya gustado José. Gracias a ti por compartir

Responder

MAURO dice:

28 noviembre, 2017 a las 6:20 pm

ME PODRIAS DECIR EN QUE CONSISTE EL HÁBITO 6?

Responder

admin dice:

28 noviembre, 2017 a las 6:58 pm

Querido Mauro agradezco tu inquietud y curiosidad. Con el hábito 6 “Educar y perfeccionar la capacidad de goce y disfrute” me refiero a deleitarte con los pequeños y grandes placeres. Saborear cual gourmet la compañía de las personas y de todo aquello que te hace feliz. Subirles el volumen, amplificarlos, encontrar fragancias, notas sutiles y ocultas a primera vista. Algo así como Slow food, slow life.

Responder

Deja un comentario