El quinto elemento. La pasión

Publicado por | · · · · · · · · · · · | Coaching · Crecimiento Personal · Gestión del cambio · Inteligencia Emocional · MOTIVACIÓN | 4 comentarios en El quinto elemento. La pasión

La pasión es mi quinto elemento, un punto vehemente y rebelde que paradójicamente me aleja de la locura que a veces resulta vivir. Es la utopía de Galeano, ese duende escurridizo que siempre va dos pasos por delante y nos ayuda a caminar. 

Todos tenemos un especial talento, esa pasión que nos impide volvernos locos. ¿Aún no lo conoces? Encontrarlo requiere atención, escucha, estimular nuestra intuición, una nueva mirada hacia las situaciones cotidianas.

El proceso para encontrarlo te lo explico en este post, citando a varios autores y mostrando varios modos o caminos.  

Vivimos un momento disruptivo, donde no existen parámetros de referencia. Si como yo tienes mal perder, te presto mi frase ganadora: Unas veces se gana y otras se aprende. Ahora que no elección posible, toca aprender y rápido. Recuerda que lo que no te mata te hace fuerte y también mucho más sabio. 

Soy optimista, no parece muy útil ser otra cosa»
– Winston Churchill –


Los griegos afirmaban que la Tierra estaba formada por cuatro elementos: tierra, aire, agua y fuego; hasta que Aristóteles descubrió un quinto al que llamó éter. I
dea subyace en una de mis películas favoritas de Luc Besson cuyo título da sentido al post de hoy.


Confieso que al ver la película me identifiqué con la protagonista Leeloo, ¿quién no?
Al verla, entendí que mi pasión es mi quinto elemento, mi multipase, mi arma secreta, mi puerta al mundo, a la vida. La X de mi ecuación, que multiplica el poder de mis otros 4 elementos: Creatividad + Acción + Talento + Compromiso. 


No es fácil encontrar qué es lo que te hace vibrar, ese estado donde el tiempo no existe, aquello para lo que tienes un talento especial. No es fácil buscar un lugar que no sabes a ciencia cierta si existe, ni siquiera dónde está, ni adónde te puede llevar. Si no estás preparado para equivocarte, nunca te ocurrirá nada original.

La perseverancia es la llave inglesa de la pasión»
– Ada Morales –

Como todo en la vida es: ensayo, prueba y error. Asume los fallos inherentes a toda búsqueda, a todo proceso creativo y maximiza las oportunidades. ¡Al saber le llaman suerte!

Todos tenemos un talento especial, llámalo como quieras, duende, alma, ADN… Yo lo llamo el quinto elemento, talento, pasión. ¿Sabes a qué me refiero? ¿Eres consciente de la importancia de encontrarlo? ¿Hasta dónde podría llevarte?


El quinto elemento, es la zona, lugar, estado donde eres tú mismo, más que en ningún otro sitio.
 El punto de encuentro entre tus aptitudes naturales y tus inclinaciones personales. Eso que te fortalece el sentido de tu identidad y mejora tu bienestar. 

Ahí donde disfrutas, donde eres consciente de que lo que haces te apasiona y te llena de energía; donde confluye aquello que te encanta y se te da bien.

Descubrir tu pasión lo cambia todo»
– Ken Robinson –

Tratemos de encontrar a tu musa, tu quinto elemento, a través de un sencillo proceso en 4 fases del maestro Sir Ken Robinson:

  1. ¡Lo entiendo!
    Es la capacidad natural que tienes para hacer algo. Sentimiento, percepción, intuición y comprensión de que algo funciona dentro de ti y sabes cómo utilizarlo. Percibirás el tiempo de otra forma distinta. Date espacio para explorar. Averigua a dónde te puede llevar.
  2. ¡Me encanta!
    Va más allá de la afición. Es vocación, una convicción profunda de que lo que haces es lo mejor y lo único que puedes hacer. Es la pasión de tu vida, te entusiasma y sientes un gran placer al hacerlo. Dibujar, pintar, componer, pinchar música, hacer deporte… La clave es alimentarlo. Recorre la distancia que separa a un profesional de un virtuoso, a un pintor de un Picasso.
  3. ¡Lo quiero!
    Vehemencia. Cuestión de actitud, ¡la tuya! Agárralo con los dientes y no lo sueltes. Es tu perspectiva. Es tu forma de ver la vida y tu disposición ante ella. Volviendo a Picasso, decía: “Puede quién cree que puede, y no puede el que cree que no puede. Esta es una ley inexorable.”
  4. ¿Dónde está?
    Esta es quizá la única limitación para encontrar tu quinta dimensión, la necesidad de que se produzcan las circunstancias adecuadas. Ahora bien, esa dependencia es relativa, porque es cierto que influyen las oportunidades que tenemos, pero sobre todo las que creamos y fundamentalmente las aprovechamos.En este sentido es vital que encuentres tu tribu, tu grupo de gente con la que compartir tu vocación, con quién cocrear y explotar tus capacidades.

Si descubrimos el elemento en nosotros mismos y animamos a los demás a que encuentren el suyo, las oportunidades para el crecimiento serán infinitas»
 – Ken Robinson-

Recuerdo a un gurú del management, durante una formación en Amsterdan, hace ya algunos años que nos decía: “uno es la media de las 5 personas con las que se relaciona”Somos seres sociales y las relaciones uno de los mecanismos más poderosos de crecimiento. Es la inteligencia colectiva.

Busca personas con una dosis mayor de locura que la tuya que te permitan equivocarte y te empujen a continuar. ¡Las hay!

 


Una de las señales que te indican que ya estás en tu elemento, es la sensación de libertad y autenticidad que sientes. Son momentos en los que uno se siente poseído,
el tiempo se percibe de forma distinta. Mihály Csíkszentmihályi  lo denomina estado de flow «estado de experiencia activa», profundo sentimiento de gozo creativo, concentración, absorción en lo que estás haciendo. 

What Are VPC Flow Logs and How Can They Improve Your Cloud? | Kentik


Según los japoneses, todo el mundo tiene un ikigai, un motivo para ser, para existir, sentido de la vida , aquello para lo que hemos sido llamados. Parece ser que es uno de los secretos de una vida larga y feliz como la que llevan los habitantes de Okinawa, la isla más longeva del mundo.

Algunas personas ya lo han encontrado y son conscientes de su ikigai, otras lo llevan dentro, pero todavía lo están buscando.

Su representación gráfica es parecida a los pétalos de una flor, tal y como ves en la imagen de abajo.

Sólo en la confluencia de todos ellos se encuentra el ikigai, tu razón de ser, tu estrella, tu quinto elemento 😉

EL QUINTO ELEMENTO. LA PASIÓN

¿Cuál es tu flow? ¿Cuál es tu quinto elemento?
¿En qué eres realmente buena?
¿Qué se te da bien y los demás te lo reconocen?
¿Cuál es tu ikigai?

¿La música, la escritura, la naturaleza, escribir, practicar algún deporte…? Prueba y sigue probando, solo tienes una vida, o toda la vida para descubrirlo.

Lo que determina nuestra vida no es tanto lo que nos sucede, sino lo que hacemos con ello. 

Más importante que las cartas que te tocaron en suerte es  la partida que juegas con ellas.

Yo soy yo y mi circunstancia, y si no la salvo a ella no me salvo yo»
-Ortega y Gasset-

Te animo a que encontrar tu quinto elemento, tus talentos, tu estrella y sobre todo te animo a disfrutarlos. 

 

 

¿Necesitas mi ayuda?

Elige tu opción:

1. WEBINAR
2. CONSULTORÍA
3. MENTORÍA / FORMACIÓN ONE TO ONE > Personalizadas. Online o Presencial.
4. TALLER / FORMACIÓN EN GRUPO > Sesiones de Alto Impacto. Online o Presencial.

¡En 24 horas me pondré en contacto contigo para concretar fechas y contenidos!

Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email
Share on LinkedIn
Linkedin

Si te ha gustado, comparte...

4 Comentarios

Txomin dice:

27 mayo, 2020 a las 10:28 am

Impresionante me encanta lo del quinto elemento, me sentido identificado en muchos aspectos

Responder

Ada dice:

27 mayo, 2020 a las 11:20 am

¡Cómo me alegro Txomin! Seguro que tú ya lo tienes y lo disfrutas. Muchas gracias por compartir.

Responder

Moni dice:

28 mayo, 2020 a las 12:04 am

Interesante comparar el quinto elemento con la pasión. Personalmente es una de mis películas preferidas pero su significado es para mi más importante ya que representa la lucha del bien contra el mal. Leloo es la energía concentrada de los 4 elementos juntos que puede derrotar el mal del universo. En este caso ella es nuestro quinto elemento llamado UNIDAD para vivir en paz y dejar de destruirnos a nosotros y a este planeta. Por desgracia nos hemos vuelto unos parásitos y Gaia, nuestro planeta, se ha rebelado contra nosotros. No es la primera vez que lo hace pero el ser humano no aprende la lección y sufre las consecuencias por sus actos. Ojala que cada individuo descubra su pasión por ser mejor persona.

Responder

Ada dice:

29 mayo, 2020 a las 4:57 pm

Coincidimos! Gracias por tu generosa aportación y sigamos en el camino de ser cada día mejores personas. El amor todo lo puede! 😉

Responder

Deja un comentario